domingo, 26 de junio de 2011

Que lindo que son los gurrumines .

Recién estaba tirada en la cama, leyendo cosas del blog, fbk y conteniendome para no mandar a la concha de sus respectivas madres/hermanas a algunos festejantes del acontecimiento que comunique aquí abajo.
En fin, que va que veo a mi hermanito en la computadora con una cara de felicidad y diversión épica, como si estuviera viendo algún capitulo de su serie de dibujos favoritas, o como si estuviera hablando con algún amigo que hace rato no viese. Cuando me aproximo lo suficiente como para poder observar el monitor y saber a que se debía su alegría me encuentro con que mi pequeño hermanito estaba deleitándose jugando a un juego, un simulador de torturas. En el momento en el que lo vi el se entretenía cortandole el pie a un supuesto secuestrado que se hallaba atado, este gritaba y se retorcía del dolor, la sangre brotaba por todos lados y si subías un poco el volumen se podía escuchar los gritos agonizantes de aquel personaje.
Confirme algo. Mi hermano tranquilamente podría ser el próximo Hittler; ver eso me dio un ternura y una tranquilidad descomedidamente conmovedora. .__. (?)

No hay comentarios:

Publicar un comentario