viernes, 1 de enero de 2010

Me sentía casi feliz de que todo estuviera a punto de acabar. Era una muerte mejor que las otras a las que me habría enfrentado, una muerte curiosamente apacible...

No hay comentarios:

Publicar un comentario